Cómo lavar mis mallas deportivas

Te contamos todas las recomendaciones y trucos para conservar tus mallas deportivas como el primer día. No sólo velaremos por su aspecto, también por su olor, con productos que nunca pensarías que te podrían ayudar tanto. ¿Cómo debo lavar mis leggins de hacer deporte?

Índice de Contenidos

Una de las cuestiones a tener en cuenta para alargar el uso de nuestras mallas deportivas es la forma en que las lavamos. En este artículo hacemos una serie de recomendaciones para el lavado, que vienen de la experiencia propia y de otros usuarios para conservar nuestras mallas de fitness de la mejor forma posible. ¿Quién no se ha preguntado alguna vez cómo lavar a mano una camiseta llena de suciedad?, ¿y las mallas deportivas?

Nuestros leggings son prendas de compresión que están compuestos en un 80 % de poliamida y un 20 % de elastano (comúnmente conocido como lycra o licra), los mismos componentes que otras prendas de deporte como los trajes de baño o la ropa de runners. Ambas son fibras sintéticas muy utilizadas en la ropa deportiva por su resistencia al sudor y por ser una mezcla que permite que la tela estire mucho y que luego vuelva a su estado original.

Es importante saber de qué está compuesta nuestra prenda, ya que en la mayoría de los casos tendremos que conocer cómo se trata cada componente. En las mallas, tendremos que aprender cómo lavar la poliamida y cómo lavar el elastano, entre otras cosas para saber a qué temperatura lavar la ropa.

La primera cuestión a resolver es la de si lavar nuestras mallas a mano o en la lavadora, ya que ambas posibilidades son buenas para conservar nuestra ropa de deporte.

Recomendaciones generales para lavar lycra a mano o a máquina

En general, para ambas opciones de lavado, hay una serie de recomendaciones generales que debemos seguir para conservar nuestros leggings, que tienen mucho que ver con cómo lavar ropa sintética.

Tras cada uno de sus usos, debemos proceder a lavar correctamente las mallas y para ello, nuestra primera recomendación será el lavarlas del revés, por dos razones. Por un lado, porque la parte interna de nuestros leggings es la que está en contacto directo con la piel y con el sudor que hemos podido expulsar debido al ejercicio físico. Por otro lado, aunque usemos un detergente específico como explicaremos más adelante, el lavado del revés protegerá nuestras mallas y los colores se conservarán mejor por más tiempo. Estas recomendaciones son para prendas de hombre y de mujer, aunque solo le demos el uso de correr y pasear.

Salvo que nos hayamos echado una mancha que consideremos que pueda ser complicada de quitar, lavaremos nuestras mallas del revés. Las manchas difíciles en las prendas de vestir se suelen solucionar con una combinación de lavados con agua fría, agua caliente y un cepillo suave. Puede servir un cepillo de dientes nuevo para encías delicadas, para no dañar las fibras.

La temperatura que seleccionaremos para el lavado debe ser fría, como mucho de 30 grados. Por otro lado, usaremos un detergente líquido adecuado para la ropa de color claro o para ropa oscura, dependiendo de los colores.

Respecto al suavizante, no debe usarse con nuestras mallas deportivas, ya que a largo plazo puede dañar la prenda. Igualmente no aconsejamos el uso de lejía para el lavado de nuestra ropa deportiva.

En cuanto al acabado final, nunca secaremos nuestras mallas en la secadora ni las plancharemos. Trataremos de tender nuestros leggings colocando las pinzas en los extremos, usando aquellas pinzas que no aprieten excesivamente, para evitar que dejen señales en la malla. Lo haremos igualmente del revés, especialmente si las vamos a poner en un lugar donde les dé la luz del sol directamente.

¿Cómo debo lavar mis mallas a mano?

Si nuestra opción es lavar la ropa a mano, recomendamos un detergente para ropa técnica, suave y delicado, pero que elimine bien la posible suciedad y olores. En este caso recomendamos la opción de Norit Delicado a Mano, que es un detergente casi específico para ropa deportiva, y apropiado para las prendas de licra. Este detergente favorece la elasticidad de las fibras de las prendas deportivas. Posee una fórmula hipoalergénica que deja muy buen olor en la ropa. Es una buena recomendación de Norit para lavar prendas sintéticas como nuestras mallas así como para lavar camisetas técnicas.

¿Cómo lavar ropa deportiva en la lavadora?

El proceso se parece mucho al lavado a mano, teniendo siempre el máximo cuidado. Así que seleccionaremos el programa corto con una temperatura del agua de no más de 30 grados (las altas temperaturas son letales para el color) o en un programa para prendas delicadas, y con un centrifugado de entre 800 a 1200 rpm.

Aconsejamos que el lavado se haga únicamente de nuestra ropa deportiva. Así que es muy buena opción tener dos cestos de la ropa y lavar por separado cada cesto. Los ciclos de lavado que hemos indicado (prendas delicadas o corto) suelen tener un límite de carga de ropa de entre 2 y 3 kilos como máximo.

Respecto a los leggings de colores o blancos, recomendamos un detergente líquido que permita lavar diferentes colores sin que haya una transferencia de colores de una prenda a otra. Hace tiempo, la forma de evitar esa transferencia de colores era echando en cada lavado una pequeña toallita que atrapaba los colores que pudieran desprenderse y que pudieran teñir sin querer otras prendas. Actualmente, existen detergentes que ya lo hacen directamente, como es el caso del detergente líquido que recomendamos: Norit Diario Ropa de Color. Este detergente protege y mantiene los colores vivos, evita que se destiña la ropa y deja una agradable fragancia en la misma.

Por otro lado, en caso de que nuestras mallas sean de color oscuro, usaremos un detergente específico para estos colores, ya que ayudan a proteger los colores y conservarlos durante más tiempo. En este caso, optamos por recomendar el detergente Norit Diario Ropa Oscura, que deja muy buena terminación en las prendas, por suavidad y olor, que evitan que tengamos que usar suavizante.

El bicarbonato, nuestro aliado para eliminar los olores

Muchas veces realizamos sesiones intensas de deporte que hacen que transpiremos más de lo normal y ese olor puede impregnar nuestra ropa deportiva. Para esos casos en que es necesario desodorizar nuestra ropa deportiva, recomendamos el uso del bicarbonato de sodio. El bicarbonato tiene muchos usos para la limpieza en general, siendo este uso para lavar la ropa uno de ellos.

Habitualmente, usaremos el bicarbonato añadiendo una cucharada sopera junto con nuestro detergente líquido, y nuestras mallas quedarán totalmente limpias. Si hemos hecho una actividad física de intensidad y notamos que el olor es mayor que en sesiones habituales, hay que reforzar el proceso. Podemos echar en un cubo agua tibia con 2 o 3 cucharadas de bicarbonato, introducir la malla y dejarla reposar unos 45 minutos. Posteriormente, introduciremos nuestra prenda en la lavadora y procederemos a lavar como hemos indicado anteriormente.

En cualquier caso, evitaremos dejar la ropa deportiva usada guardada durante demasiado tiempo en una mochila. Si no vamos a poder lavarla de inmediato, aconsejamos colgar la ropa al aire libre para que se seque.

Recomendamos la compra del bicarbonato en un tamaño mayor del que normalmente se suele encontrar en los supermercados. Con la relación de calidad, precio y tamaño en los distintos formatos que nos ofrece la marca Living Earth, tendremos un producto de gran calidad a muy buen precio.